La hija de Darío*

La pupila insomne

Laidi Fernández de Juan

A las madres de los más de 100 niños que murieron en la epidemia de dengue de 1981**, y a todos los trabajadores de la salud.

María Eugenia cumplía su turno nocturno en el Hospital cuando sonó el teléfono de la Unidad de Terapia Intensiva, y contestó con su habitual ecuanimidad. Estaba acostumbrada a la gravedad de casi todo.

Ver la entrada original 2.796 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: