#Holguín, ¿y mi papa qué?

Visión desde Cuba

Por Isis Sánchez Galano. Pipe se levantó bien temprano, y aunque su voz desagrada al oído, el pregón de esa mañana fue un cántico para dioses. “La papa, la papa”, proclamó con altos decibeles por las calles de El Llano, en la Ciudad de los Parques, y los vecinos -con añoranza por la vianda, cuya cosecha se enalteció en los medios de comunicación-, corrieron a su encuentro, sin reparar en la procedencia del producto ni en el “color” de esta forma de comercio.

El precio resultó directamente proporcional a los “malabares” que ejecutó el pregonero en Ciego de Ávila -donde se expende por venta liberada a peso la libra- y a los camuflajes a que la sometió para llegar sin contratiempos a las cocinas holguineras. “Es por 15 pesitos, mi tía”, y puso cara de quién hacía un favor.

Ver la entrada original 951 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: